El proyecto 2020-21 del Voley Textil seguirá teniendo a Fran Calzón como pilar indispensable


El Voley Textil Santanderina se encuentra inmerso en la preparación de la temporada 2020-21, con Marcelo de Stefano estrenándose en el banquillo del equipo de Cabezón de la Sal para afrontar el séptimo curso consecutivo en la Superliga y el primer nombre propio que anuncia el club para el equipo es el del capitán Fran Calzón, que cumplirá su novena campaña seguida en el equipo.

Francisco Calzón Algaba, natural de Utrera (Sevilla), de 27 años de edad, llegó en septiembre de 2012, con 20 años recién cumplidos, a Cabezón de la Sal, alcanzando en el Voley Textil Santanderina la madurez deportiva que le ha convertido en un jugador imprescindible para el equipo.

Reconoce Fran Calzón que “este año la negociación ha sido un poco más larga, he tenido alguna duda por poder compaginarlo con el trabajo, pero desde el club siempre me mostraron su interés en contar conmigo y por ello anunciamos esta renovación”, expresa satisfecho por seguir un año más unido a un club que considera “parte de mi vida”.

Hacer balance de la temporada 2019-20 no es sencillo, con algunos momentos gloriosos en la historia del club “como el liderato tras ese inicio tan bueno que tuvimos, jugando muy bien y sacando victorias”, rememora Fran, que tampoco se olvida del partido ante Almoradí “porque jugar con el pabellón completamente lleno fue algo impresionante”. Sin embargo el final tan accidentado con la pandemia de COVID-19 ha hecho que el central sevillano tenga “una pequeña espina clavada por no haber podido acabar el año disfrutando en casa”, pero además tampoco obvia que el pasado año “tuvimos una racha de tantas derrotas seguidas quehizo que todo se pusiera más cuesta arriba”, en una liga más igualada que nunca.

Volviendo al inicio liguero del pasado curso, Fran cree que “el problema de esto fue que tanto el público como nosotros nos creamos unas expectativas muy altas y luego nos llevamos el golpe”, pero espera que no se repitan errores pasados en un año que cree que también será distinto por la ausencia de José Ignacio Marcos en el banquillo del Voley Textil Santanderina: “Va a ser raro porque un cambio de entrenador supone muchos cambios en el día a día, pero esto supone empezar de cero para todos, ponernos más las pilas y trabajar para intentar ganarte el puesto”, expresa el capitán textil, que durante el confinamiento no ha descuidado ni mucho menos su forma física “he bajado un poco de peso, ahora estoy intentando mantenerme e incluso he pedido a Marcelo de Stefano un plan para empezar la pretemporada en la mejor forma posible”.

A la hora de fijar objetivos en una temporada llena de incógnitas como la 2020-21, Fran cree que lo importante “es tener los pies en el suelo, como se ha tenido siempre, porque somos un pueblo de ocho mil habitantes. Pero si trabajamos como debemos conseguiremos el objetivo de mantenernos un año más”, indica Fran con optimismo a la hora de mirar a la próxima campaña.

Como capitán que lleva siendo desde hace cinco años, Fran Calzón siente una responsabilidad con los recién llegados, “porque cuando yo llegué aquí Ruper me ayudó muchísimo y como ví cómo me ayudó él, yo intento ayudar a los que llegan”, indica responsabilizado de un papel que le enorgullece. “Los valores hay que intentar inculcarlos a todo el mundo y que sepan qué es el club, a qué equipo vienen, cómo funciona o cómo está estructurado”, expresa solemne Fran Calzón, sabedor de que si ese proceso de integración en el Voley Textil Santanderina es positivo para los que llegan “el rendimiento será mejor y eso es clave para todos, porque aquí la gente exige, la gente sabe de voleibol y hay que pagar en la pista esos esfuerzos que hacen todos para que estemos cómodos”.

El pabellón lleno es uno de esos valores fundamentales para el equipo de Cabezón de la Sal, eso lo sabe muy bien Fran Calzón, acostumbrado a jugar con una grada tan animosa detrás “porque ese calor del público nos ayuda mucho, y más cuando sales fuera y ves los pabellones con tan poca gente en los que a veces jugamos. Tenemos mucha suerte y debemos cuidarlos”, indica agradecido a esa “Sal de la Superliga” que se ha convertido en imprescindible referente del voleibol nacional.

Por ello, en la despedida antes de afrontar un verano que espera que pase rápido, el capitán del Voley Textil Santanderina pide a los suyos “que vengan este año, que nos sigan animando, que ellos nos hacen falta. Sin ellos esto sería casi imposible”. Ese guiño a la afición, la mejor de la Superliga, sirve como cierre de una noticia que se repite año tras año, la continuidad de un capitán, Fran Calzón, grande por fuera y más aún por dentro.

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square